¿Quién forma la Delegacion del Gobierno?

Formas de legislación delegada

De acuerdo con las disposiciones constitucionales de separación de poderes, las leyes son promulgadas por el poder legislativo, administradas por el ejecutivo e interpretadas por el poder judicial. ¿Se puede esperar que el poder legislativo ratifique leyes que aborden cada detalle de la política? La respuesta más probable es «no». Por lo tanto, puede ser realista permitir la delegación de algunos poderes legislativos. Sin embargo, suelen surgir dudas sobre qué poderes pueden delegarse, a quién y en qué medida.

El Tribunal Supremo de EE.UU. ha permitido cierta delegación del poder legislativo. En Wayman v. Southard (1825), el presidente del Tribunal Supremo, John Marshall, distinguió entre «temas importantes» y «meros detalles». Escribió que «se puede hacer una disposición general, y dar el poder a quienes deben actuar bajo esa disposición general, para completar los detalles».

En el caso Mistretta v. United States (1989), el Tribunal Supremo de EE.UU. aplicó la prueba del «principio inteligible». El Tribunal consideró que «es constitucionalmente suficiente si el Congreso delinea claramente la política general, el organismo público que debe aplicarla y los límites de esta autoridad delegada».

Competencias reservadas

A menudo se dice que la legitimidad democrática de la gobernanza europea se basa en su «rendimiento». Sin embargo, estos argumentos también hacen la afirmación implícita de que el método comunitario y los nuevos modos de gobernanza ofrecen un estilo de política democrática más participativo y deliberativo que los procesos democráticos estándar, que es el más adecuado para representar el interés europeo. Ponemos a prueba estas afirmaciones analizándolas desde tres perspectivas diferentes: funcional, social y delegativa. Llegamos a la conclusión de que se basan en una concepción sustantiva de la representación en la que los agentes de la gobernanza europea «representan» o «actúan» para el público europeo. Sin embargo, tales afirmaciones son vacías sin procesos democráticos formales de autorización y responsabilidad que garanticen que la gobernanza europea promueve efectivamente los valores democráticos de igualdad política y capacidad de respuesta.

Lee más  ¿Cuántas Subdelegaciones del Gobierno hay en España?

Comisión Europea, La gobernanza europea: Un Libro Blanco, Bruselas, Comisión de las Comunidades Europeas, COM (2001) 428, disponible en lex.europa.eu/LexUriServ/site/en/com/2001/com2001_0428en01.pdf.

Delegación de autoridad

El modelo de representación por delegación es un modelo de democracia representativa. En este modelo, los electores eligen a sus representantes como delegados para su circunscripción. Estos delegados actúan sólo como portavoces de los deseos de su circunscripción/estado y no tienen autonomía respecto a la circunscripción, sólo la autonomía para votar a los representantes reales del estado. Este modelo no permite a los representantes el lujo de actuar en su propia conciencia y está sujeto a un mandato imperativo. Esencialmente, el representante actúa como la voz de los que (literalmente) no están presentes.

Este modelo fue impugnado por Edmund Burke (1729-1797), un filósofo irlandés, que apoyaba el modelo alternativo de representación fiduciaria. Su famosa negativa a aceptar instrucciones de sus electores de Bristol se debió a su objeción de conciencia a votar en el Parlamento leyes que apoyaban su lucrativo e inmoral comercio de esclavos[1].

El modelo de representación de los delegados se utiliza en varias formas de democracia de consejos y comunas (el ejemplo más reciente es la Parpolidad propuesta por Stephen Shalom) y la democracia líquida. Los modelos de gobierno democrático que hacen un uso extensivo del modelo de representación delegado suelen denominarse democracia delegativa[2][3].

Instrumentos estatutarios

Cuando los artífices se reunieron en la Convención Constitucional de 1787, tenían que resolver muchas tensiones contrapuestas. Por ejemplo, tuvieron que considerar cómo estarían representados los ciudadanos en el gobierno nacional, dadas las diferencias de población entre los estados. Además, tuvieron que limar las diferencias de opinión sobre dónde concentrar el poder político. ¿Tendría el poder legislativo más autoridad que el ejecutivo, y conservarían los gobiernos estatales tantos derechos como los que habían disfrutado bajo los Artículos de la Confederación?

Lee más  ¿Qué son las comisiones en la nómina?

A continuación, examinaremos la forma en que se dividió el poder entre el gobierno nacional y los gobiernos estatales, primero bajo los Artículos de la Confederación y luego bajo la Constitución de los Estados Unidos. Mientras lees, observa la cambiante dinámica de poder entre el gobierno nacional y los gobiernos subnacionales a nivel estatal y local.

Antes de la ratificación de la Constitución, el poder de los gobiernos estatales superaba con creces el del gobierno nacional. Esta distribución de la autoridad fue el resultado de una decisión consciente y se reflejó en la estructura y el marco de los Artículos de la Confederación. El gobierno nacional era limitado, pues carecía de un presidente que supervisara la política interior y exterior y de un sistema de tribunales federales que resolviera las disputas entre los estados.