¿Qué es Sicho?

Sinónimo de psicópata

Psico es un término del argot para referirse a alguien mentalmente inestable o afectado por una psicosis. Tu mejor amiga corre el riesgo de parecer una psicópata si sigue acechando a su ex novio meses después de su ruptura.

Psicosis viene de la palabra griega psykho, que significa mental. Aunque la palabra se ha utilizado durante mucho tiempo como prefijo en palabras como psicólogo, el término peyorativo de psicópata sólo existe desde el siglo XX. La palabra adquirió mayor notoriedad tras el estreno en 1960 del thriller de Alfred Hitchcock, “Psicosis”. Si siempre describes a tu jefe como un psicópata, quizá debas pensar en buscar un nuevo trabajo.

Definición de locura

Aunque la psicopatía no es un diagnóstico en sí mismo, muchas de sus características se solapan con los síntomas del trastorno antisocial de la personalidad, una condición de salud mental más amplia que se utiliza para describir a las personas que se comportan de forma crónica y rompen las reglas. Pero sólo un pequeño número de individuos con trastorno antisocial de la personalidad se consideran psicópatas.

Los rasgos psicopáticos incluyen comportamientos antisociales, falta de empatía, desprecio por los demás y narcisismo. Aunque estos rasgos pueden indicar que alguien tiene un alto grado de psicopatía, esto no significa necesariamente que sea un psicópata.

Aunque hay muchos “tests de psicópatas” gratuitos que circulan por Internet, dos de los tests más utilizados son el Psychopathy Checklist-Revised (PCL-R) y el Psychopathic Personality Inventory (PPL).

A menudo, su necesidad de estimulación pasa por romper las reglas. Puede que disfruten de la emoción de salirse con la suya, o incluso puede que les guste el hecho de que les puedan “pillar” en cualquier momento. En consecuencia, a menudo les cuesta mantenerse ocupados en tareas aburridas o repetitivas, y pueden ser intolerantes con las rutinas.

Definición de la fobia al busto

La psicopatía, que a veces se considera sinónimo de sociopatía, se caracteriza por un comportamiento antisocial persistente, un deterioro de la empatía y los remordimientos, y rasgos audaces, desinhibidos y egoístas[1][2][3] A lo largo de la historia se han utilizado diferentes concepciones de la psicopatía que sólo coinciden parcialmente y que a veces pueden ser contradictorias[4].

Hervey M. Cleckley, un psiquiatra estadounidense, influyó en los criterios diagnósticos iniciales para la reacción/perturbación antisocial de la personalidad en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM), al igual que el psicólogo estadounidense George E. Partridge. [5] El DSM y la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) introdujeron posteriormente los diagnósticos de trastorno antisocial de la personalidad (ASPD) y trastorno disocial de la personalidad (DPD), respectivamente, indicando que estos diagnósticos se han denominado (o incluyen lo que se denomina) psicopatía o sociopatía. La creación del ASPD y el DPD se debió a que muchos de los rasgos clásicos de la psicopatía eran imposibles de medir objetivamente[4][6][7][8][9] El psicólogo canadiense Robert D. Hare repopularizó posteriormente el constructo de psicopatía en criminología con su Psychopathy Checklist[4][7][10][11].

Palabra de psicología familiar

La psicooncología es una especialidad multidisciplinar que se centra en la atención psicológica y de salud mental de las personas afectadas por el cáncer, sus cuidadores y sus familias. El cáncer y sus tratamientos tienen el potencial de impactar significativamente en la salud mental, la salud física y el estatus socioeconómico de múltiples maneras. La mayoría de las personas utilizarán diversos recursos para hacer frente a la enfermedad, incluidos sus propios recursos emocionales, y a menudo recurrirán a los consejos de los profesionales sanitarios y a otros sistemas de apoyo, como la familia, los amigos y los centros comunitarios de apoyo al cáncer.

La psicooncología aborda los factores psicológicos, conductuales, médicos y sociales que pueden influir en el proceso de la enfermedad y en la experiencia de los pacientes en su atención. Reconoce que el cáncer tiene un impacto psicológico significativo en los pacientes y sus familias y que esto puede ocurrir en cualquier momento desde el momento del diagnóstico. Se ha informado de que entre el 20 y el 52% de los pacientes muestran un nivel significativo de malestar psicosocial y que entre el 10% y el 15% de ese grupo experimenta niveles significativos de malestar (NCCN, 2019).