¿Cómo limpiar la piel de un recién nacido?

Dermatólogo para el cuidado de la piel del bebé

Por:  Dipesh Navsaria, MPH, MSLIS, MD, FAAP Bañar a su bebé es una experiencia que muchos padres atesoran. Es un buen momento para establecer un vínculo, sin distracciones, mientras el pequeño miembro de la familia disfruta de la sensación del agua caliente sobre su piel. Sin embargo, este ritual tan común en la crianza de los hijos suele ir acompañado de preguntas, y a veces de ansiedad, sobre cuándo y cómo hacerlo bien.

A continuación se exponen algunas preguntas frecuentes de los padres sobre temas relacionados con el momento del baño del bebé, la frecuencia, la seguridad y otros aspectos.    ¿Cuándo se debe bañar a los recién nacidos por primera vez? El momento del primer baño del bebé ha cambiado en los últimos años. Si bien la mayoría de las instituciones solían bañar a los bebés una o dos horas después del nacimiento, muchas están cambiando sus políticas.

Nota: Los bebés de madres con VIH o virus de la hepatitis seguirán siendo bañados después de la primera toma de pecho para reducir el riesgo para el personal del hospital y los familiares. ¿Con qué frecuencia hay que bañar a los bebés una vez en casa? Los recién nacidos no necesitan un baño diario. Rara vez sudan o se ensucian lo suficiente como para necesitar un baño completo con tanta frecuencia.

Cuándo empezar a usar jabón en el recién nacido

Al contrario de lo que se piensa, la mayoría de los bebés no necesitan un baño todos los días. Con todos los cambios de pañales y la limpieza de la boca y la nariz después de las tomas, la mayoría de los bebés sólo necesitan ser bañados 2 o 3 veces a la semana o cada dos días.

Lee más  ¿Qué es bueno para la piel del recién nacido?

El baño puede realizarse en cualquier momento del día. El baño antes de la toma suele funcionar bien. Muchos padres prefieren bañar a su bebé por la noche, como parte del ritual de acostarse. Esto funciona bien, sobre todo si la hora del baño es relajante y tranquilizadora para el bebé.

Una vez que el cordón umbilical del bebé se haya caído y después de que la circuncisión del niño haya cicatrizado, puedes darle un baño en la bañera. Esto puede ser una experiencia placentera para ti y para tu bebé. Sin embargo, a algunos bebés no les gusta que los bañen, sobre todo las primeras veces. Háblale suavemente o cántale y prueba con algunos juguetes para el baño si tu bebé protesta.

La piel suave y delicada de un bebé necesita cuidados especiales. Por lo general, es mejor utilizar productos fabricados especialmente para bebés, pero el profesional sanitario de tu bebé puede aconsejarte sobre otros productos. Los productos para adultos pueden ser demasiado fuertes para un bebé y pueden contener irritantes o alérgenos. A muchos padres les gusta utilizar lociones. Pero a menos que la piel del bebé sea seca, las lociones no son realmente necesarias. Los polvos deben evitarse, a menos que los recomiende el profesional sanitario del bebé. Cuando utilices polvos, ponlos en tu mano y aplícalos sobre la piel del bebé. Al agitar los polvos en el aire se libera polvo y talco que puede dañar los pulmones del bebé.

Llagas en la axila del recién nacido

Las primeras semanas La piel de un bebé no está totalmente madura al nacer, por lo que es importante tratarla con delicadeza. Su piel se adaptará gradualmente a su nuevo entorno durante las primeras seis a doce semanas y formará una barrera protectora invisible (llamada manto ácido).  Es posible que notes la piel de tu bebé sensible y seca. Esto es normal y la mayoría de la piel de los bebés se habrá asentado a los tres meses.    Consejos para el cuidado de la piel del bebéBaños Polvos y jabones Hidratantes Otros consejos

Lee más  ¿Cuántas crías puede tener un hipopótamo?

Muchos bebés nacen con una o varias marcas de nacimiento. Hay muchos tipos de marcas de nacimiento, y algunas son comunes, mientras que otras son menos comunes.  Habla con tu enfermera, comadrona o médico si notas alguna mancha de la que no estás segura.  Marcas de nacimiento comunes Las manchas rojas o rosadas oscuras (llamadas picaduras de cigüeña) suelen aparecer en los párpados, el entrecejo y la nuca, y no son motivo de preocupación. Las marcas suelen ser más visibles en las primeras semanas (sobre todo cuando el bebé tiene calor o llora) y desaparecerán al final del primer año.  Las manchas mongólicas son manchas de color azul oscuro que están presentes en la piel al nacer. Suelen aparecer en la parte baja de la espalda o en las nalgas, y a veces se dan en otras partes del cuerpo como los hombros o los tobillos.  No son hematomas (no tienen el color amarillo que se ve normalmente con un hematoma) y probablemente desaparecerán en los primeros meses o años.  Las manchas mongólicas más oscuras pueden ser visibles durante más tiempo y son comunes en los niños con piel más oscura.  (DermNet NZ)

Crema para el sarpullido en la cara del bebé

Irritación de la piel marcada por manchas rojas inflamadas o protuberancias en las nalgas y la zona genital del bebé. Las infecciones por hongos pueden causar la dermatitis del pañal. Otra causa común es la inflamación de la piel causada por la exposición a las heces y la orina. Los jabones fuertes, el sudor, la humedad o los pañales demasiado ajustados también pueden provocar una erupción o empeorar una ya existente.

Cambia los pañales con frecuencia y en cuanto el bebé orine o defeque. Lávate las manos antes y después de hacerlo. Secar siempre bien la piel del bebé. Aplicar vaselina o crema a base de óxido de zinc con cada cambio de pañal puede ser útil. No utilices nunca polvos de talco. Evita las toallitas perfumadas para bebés o las que contienen alcohol. Mantenga los pañales sueltos. Una crema antimicótica o con corticoides suaves utilizada durante períodos cortos puede acelerar la curación.

Lee más  ¿Cómo se le da la manzana a un bebé de 6 meses?

Si el sarpullido no mejora en unos días, se extiende más, se vuelve más viscoso o si el bebé tiene fiebre -signo de infección-, es hora de acudir al médico. Hay que sospechar de una infección por hongos en todos los bebés que toman antibióticos, ya que pueden alterar el equilibrio entre las bacterias buenas y malas y provocar un crecimiento excesivo de levaduras.